Torra apoya a los políticos golpistas en el aniversario del aniversario del atentado
1

Torra rentabiliza a favor del proceso separatista el primer aniversario por los atentados yihadistas del 17-A en Cataluña.  Este ha transcurrido con más sombras que luces ante la inactividad de la Delegación del Gobierno en Barcelona, agravado por la presencia de  900 periodistas acreditados de 29 países, para mayor vergüenza de todos aquellos que no podemos comprender semejante desidia ante este golpe de estado diferido y por episodios.

Pese a que el formato de la ceremonia intentaba dar protagonismo al recuerdo y homenaje a las víctimas, dejando en segundo plano a los representantes políticos, los secesionistas han logrado priorizar sus ignominiosas reivindicaciones.

El propio president catalán, Quim Torra, se había ocupado personalmente de enrarecer y tensar el ambiente con el Gobierno de España durante las semanas anteriores mediante sus declaraciones en contra de la presencia del Rey Felipe VI al acto oficial.

De hecho se negó a invitarle, asegurando que no era el “rey de los catalanes”. Además se permitió desear suerte a los CDR para la marcha paralela que ya tenían anunciada contra el rey, y que finalmente se ha producido por inacción de la policía de la Generalitat.

La jornada se inició con la provocación de una gran pancarta escrita en inglés contra el Rey y colocada en una fachada de la Plaza de Cataluña donde iba a tener lugar el homenaje. Incomprensiblemente, no había sido retirada por los mozos de escuadra, a pesar de que sabían con antelación suficiente que iba a colocarse. Ellos mismos incluso se han ocupado de protegerla al evitar que personas asistentes al acto la descolgaran.

Torra encontró además otras maneras de ofender a nuestro Rey,  colocando a Laura Masvidal, la esposa del exconsejero de Interior actualmente en prisión, en un lugar prioritario, obligándole por protocolo a saludarla. A continuación Josep Costa, el vicepresidente del Parlament, le negó el saludo, ante lo que el monarca actuó con absoluta indiferencia.

Al menos, la policía autonómica sí intervino para evitar enfrentamientos entre monárquicos presentes en el acto que vitoreaban al rey y manifestantes pertenecientes a grupos separatistas. Su actuación ha podido frenar los altercados que comenzaban a producirse.

Durante el homenaje no se produjo ningún discurso de carácter político. Sólo la periodista Gemma Nierga dirigió unas palabras en memoria de los fallecidos, que posteriormente fueron traducidas a los distintos idiomas de los países de procedencia de los mismos. El único idioma ausente ha sido el español, algo que los presentes le han recriminado reiteradamente  a esta catalana  mientras hablaba.

Por la tarde, a las 18 horas Quim Torra ha acudido a otro acto convocado junto a la prisión de Lledoners, para manifestar su apoyo incondicional a Joaquin Forn, preso acusado de rebelión, malversación y prevaricación y pendiente de juicio, y también reivindicar a todos los presos por el ‘procés’.

En un desafío aún mayor al Estado de Derecho, Quim Torra, ha dicho: “No vamos a defendernos de nada porque no hemos hecho nada”,  y ha alentado a “atacar a este Estado español injusto”.
Ha añadido: “estamos más fuertes y decididos que nunca a hacer la República catalana”. Y como consecuencia ha convocado a “una marcha por los derechos civiles”.

Parece que los golpistas catalanes, tienen un nuevo líder dispuesto a aprovechar la debilidad de Pedro Sánchez, que ha necesitado de su apoyo para instalarse en la Moncloa y que continua necesitando su respaldo parlamentario.

Era evidente que esta hipoteca nos saldría cara a todos los españoles.

El primer paso fue concederles una reunión bilateral España-Cataluña, parece obvio que en ella se acordaron los demás pagos y plazos.

A continuación levantó la supervisión del control a las cuentas de la Generalitat de Cataluña.  Lo que ha supuesto posibilitar su uso para financiar el golpe separatista como venían haciendo anteriormente.

Después accedió a trasladar a prisiones en la Comunidad Autónoma a los políticos catalanes presos, a pesar de estar acusados de los graves delitos de rebelión, sedición y malversación. Y ya que su gestión corresponde a la Generalidad, es de suponer que las condiciones de su estancia han mejorado notablemente y lo harán aún más en el futuro.

Ahora la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, se muestra partidaria de una reforma constitucional que descentralice más España. Parece una misión más que difícil, ya que la descentralización de que gozan nuestras Autonomías es raramente igualada en otros países.

Como no haya un golpe de timón en el Gobierno de España, es de temer que estos y otros pagos fraccionados supondrán la destrucción de la España que con tanto esfuerzo y durante siglos edificaron nuestros antepasados.  

 

 

 

 

 

 

 


Te gusta? Compártelo con tus conocidos.

1
Elena Sanz

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *