Tabarnia y el art. 144 la solución frente al independentismo catalán
3

Tabarnia es una nueva comunidad autónoma pensada como reacción al separatismo catalán, al enfrentarle a un espejo satírico.

Se creó desde la organización Barcelona is not Catalonia, actual Plataforma por Tabarnia.

Al principio parecía una broma para mofarse de las continuas sinrazones de esos políticos que a base de sembrar mentiras desde los colegios y los medios de comunicación subvencionados han llevado el odio y la discordia a los hogares, las oficinas y las calles en toda Cataluña.

Poco a poco ha germinado esta idea de una nueva comunidad que comprendería varias comarcas de las provincias de Tarragona y Barcelona. ​ Consideran que «la división administrativa actual no se corresponde con la realidad» y son partidarios de recuperar lo que han denominado como «la soberanía histórica del condado de Barcelona».

Ahora más de 200.000 personas han firmado en Change.org para que Tabarnia sea una comunidad autónoma y Albert Boadella se ha proclamado su president. “Tabarnia se presenta como una solución quirúrgica frente al independentismo que ha gangrenado la sociedad catalana.

El territorio, que se dividiría entre la Alta Tabarnia (área de influencia de Barcelona) y Baja Tabarnia (área de influencia de Tarragona), estaría formado por 10 comarcas.​ La propuesta de nueva comunidad autónoma integraría el Tarragonés, Bajo Campo, Bajo Penedés, Alto Penedés, Garraf, Bajo Llobregat, Barcelonés, Vallés Oriental, Vallés Occidental y El Maresme.

Entre sus argumentos esgrimen que en estos territorios las candidaturas que se manifiestan contrarias al proceso separatista obtuvieron una mayoría de votos en las elecciones catalanas de 2017. También establecen argumentos de tipo fiscal, similares a los del movimiento independentista con respecto al resto de España.

Pero esta separación, a diferencia de la que pretende Cataluña de España, si que tiene cabida en nuestro marco legislativo.

El artículo 144 de la Constitución dice que  las Cortes Generales podrán crear una comunidad nueva mediante ley orgánica, por motivos de interés nacionalhttps://www.laconstitucion.es/articulo-144-de-la-constitucion-espanola.html

De hecho ya se ha aplicado en tres ocasiones:

El caso de Almería: En 1980 la provincia de Almería no contó con los votos necesarios para integrarse en la que sería la nueva comunidad autónoma de Andalucía, y al Congreso no le tembló el pulso para cambiar la ley a posteriori y forzar a la provincia a incluirse en la nueva comunidad andaluza.
El caso de Segovia: En 1981 la provincia de Segovia votó a favor de convertirse en una comunidad autónoma independiente y el Gobierno no lo permitió. Utilizó el artículo 144 de la Constitución para incorporar Segovia a Castilla y León.
El caso de Guadalajara: Al momento de crearse la nueva comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, la provincia de Guadalajara estuvo largo tiempo debatiéndose entre incorporase a la Comunidad de Madrid, convertirse en comunidad autónoma independiente o incluirse en la autonomía castellanomanchega. Al final el PSOE por “interés nacional” optó por esta última opción.

Es decir que el mapa autonómico español no está cerrado, todavía se pueden añadir nuevas comunidades autónomas.

Esta plataforma mantiene que “aplicar el artículo 144 permitiría a Tabarnia tener instituciones propias, aprobar una ley electoral justa, desalojar del poder a los independentistas y acabar con la amenaza de una nueva declaración unilateral de independencia. Se generaría estabilidad y confianza y de manera natural se frenaría la fuga de empresas. Se acabarían las subvenciones indiscriminadas, se cerrarían las embajadas y toda esa ingente cantidad de dinero se invertiría en cosas que realmente importan como ayudar a los autónomos, guarderías para nuestros hijos o facilitar el acceso a una vivienda. Se derogarían leyes lingüísticamente discriminatorias, como las multas a comercios que rotulan en castellano o la enseñanza monolingüe en catalán. Cesarían los insultos y provocaciones al resto de España, y por tanto mejoraría la imagen, el turismo y la inversión. Los medios de comunicación públicos serían plurales y volverían a tener un presupuesto ajustado a la realidad.
Blindar que Barcelona y Tarragona sigan siendo españolas y europeas tendría unas consecuencias inmediatas, palpables y muy beneficiosas para la economía y la paz social. Según un informe de Convivencia Cívica Catalana Tabarnia presenta un déficit fiscal de 4.659 millones de euros con respecto al resto de Cataluña. Es decir, que si se crease Tabarnia, cada habitante de esta nueva comunidad podría pagar 838 euros menos al año en impuestos y recibiría los mismos servicios.
Los datos de este estudio son sencillamente demoledores: Tabarnia representa el 78% del PIB de Cataluña pero solo recibe el 47% de las inversiones.

Una vez que el Gobierno diera luz verde a la creación de Tabarnia y se explicasen los beneficios adecuadamente a la población se aprobaría con toda probabilidad. Las comarcas catalanas que no entrasen en esta nueva autonomía ocuparían la mayor parte del territorio pero con solo un 21% del PIB, lo cual haría inviable cualquier intento de independencia. Indirectamente Tabarnia estaría ayudando a los ciudadanos que viven en la Cataluña profunda, (también conocida como Tractoría o Catabarnia).

La Generalitat de Cataluña tendría que buscar una nueva sede para reunirse al quedar el edificio del Parlament dentro del territorio de Tabarnia (probablemente en Lérida o Gerona), y la nueva “Generalitat de Tabàrnia” aprovecharía probablemente lo que hoy en día es el Parlament de Cataluña.
Lo que quedase de la Generalitat de Cataluña se tendría que apretar el cinturón. Se vería obligada a renunciar a proyectos faraónicos como las embajadas, la “Hacienda Catalana”, o las subvenciones indiscriminadas a todo lo que huela a independencia. Los más afectados con la creación de Tabarnia serían los políticos independentistas. Actualmente 300 altos cargos de la Generalitat cobran más que el Presidente del Gobierno“.

No cabe duda de que se trata de una solución drástica, pero sobre todo efectiva frente al permanente aumento de la tensión independentista.

Es el momento de que todos contribuyamos a apoyar esta imaginativa idea, que puede representar una solución rápida y definitiva para el problema que durante más de 30 años han ido creando políticos oportunistas en Cataluña para camuflar sus sisas del 3% y asistidos cumplidamente por los distintos Gobiernos de España por intereses espurios y cortoplacistas.


Te gusta? Compártelo con tus conocidos.

3
Elena Sanz

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *